• Miguel Ángel Ortegán

SENDEROS DE FRATERNIDAD #73


LA PROPIEDAD PRIVADA DEBE ESTAR AL SERVICIO DEL BIEN COMÚN

La tradición cristiana nunca ha aceptado el derecho a la propiedad privada como absoluto e intocable. Al contrario, siempre lo ha entendido en el contexto más amplio del derecho común de todos a usar los bienes de la creación entera: el derecho a la propiedad privada como subordinada al derecho de común, al destino universal de los bienes.


¡Ánimo, sí se puede! (Cf. Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, No.177).













Entradas destacadas
Archivo
Buscar
por tags
No hay tags aún.
Síguenos