• Miguel Ángel Ortegán

SENDEROS DE FRATERNIDAD #61


LOS DERECHOS HUMANOS SON IRRENUNCIABLES

La fuente última de los derechos humanos no se encuentra en la mera voluntad de los seres humanos, en la realidad del Estado o en los poderes públicos, sino en el hombre mismo y en Dios su Creador. Estos derechos son universales e inviolables y no pueden renunciarse por ningún concepto. ¡Ánimo, sí se puede! (Cf. Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, No.153).


¡Ánimo, sí se puede! (Cf. Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, No.125).













Entradas destacadas
Archivo
Buscar
por tags
No hay tags aún.
Síguenos