• Miguel Ángel Ortegán

SENDEROS DE FRATERNIDAD #59


busquemos el bien de cada hermano

La sociabilidad humana no comporta automáticamente la comunión de las personas, el don de sí. A causa de la soberbia y del egoísmo, el hombre descubre en sí mismo gérmenes de insociabilidad, de cerrazón individualista y de vejación del otro.


Toda sociedad digna de este nombre, puede considerarse en la verdad cuando cada uno de sus miembros, gracias a la propia capacidad de conocer el bien, lo busca para sí y para los demás.


¡Ánimo, sí se puede! (Cf. Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, No.125).













Entradas destacadas
Archivo
Buscar
por tags
No hay tags aún.
Síguenos