• Miguel Ángel Ortegán

SENDEROS DE FRATERNIDAD #52


uNA VISIÓN MERAMENTE FUNCIONAL DE LA PERSONA ES PELIGROSA


La persona no debe ser considerada únicamente como individualidad absoluta, edificada por sí misma y sobre sí misma, como si sus características propias no dependieran más que de sí misma. Tampoco debe ser considerada como mera célula de un organismo en el cual se le reconoce simplemente un papel funcional. Estas concepciones reductivas han señaladas y cuestionadas seriamente por la enseñanza social de la Iglesia.


¡Ánimo, sí se puede! (Cf. Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, No.125).













Entradas destacadas
Archivo
Buscar
por tags
No hay tags aún.
Síguenos